domingo, 8 de agosto de 2010

El vino tinto mejora los síntomas de la fibromialgia

Una tesis desarrollada por investigadores de la Universidad de Extremadura, muestra que el vino tinto mejora los síntomas de la fibromialgia. Según los especialistas, beber vino tinto moderadamente reduciría los dolores, el estado de tristeza, la depresión o la ansiedad que padecen los enfermos de fibromialgia.

En el estudio realizado, 80 mujeres que padecían la enfermedad estuvieron tomando 105 gramos semanales de vino tinto durante cuatro semanas, el 50% de las pacientes mejoraron significativamente. La tesis es otro ejemplo más a añadir a la larga lista de efectos beneficiosos del vino, como ejemplos podemos recordar que el consumo de vino reduce las posibilidades de sufrir algún tipo de demencia o que puede reducir el riesgo de sufrir un cáncer de pulmón.

Recordemos además que algunas sustancias presentes en el vino tinto, como puede ser el resveratrol o los polifenoles, presentan propiedades anticancerígenas, propiedades preventivas contra distintas enfermedades del corazón y algunos estudios incluso sugieren una ampliación de la esperanza de vida si se bebe vino de forma habitual y con moderación.

Fibromialgia es un término que describe un grupo de síntomas y trastornos, un dolor que se sufre en los músculos y en los tejidos que conectan huesos, ligamentos y tendones. Se trata de una enfermedad difícil de diagnosticar que se podría confundir perfectamente con una enfermedad de las articulaciones, pero en el caso de la fibromialgia, las inflamaciones son distintas y no tienen nada que ver con cualquier forma de artritis. El diagnóstico de esta enfermedad, que afecta aproximadamente a un 4% de la población, se suele realizar a través de un examen clínico en el que se determinan los síntomas que padece el enfermo en los puntos estratégicos de dolor. La fibromialgia no se detecta en las radiografías, los análisis de sangre o de orina, siendo el examen clínico el único sistema para determinar la presencia de la enfermedad.

Por el momento no existe respuesta sobre los mecanismos que desencadenan la fibromialgia, algo que complica el desarrollo de tratamientos verdaderamente eficaces. De todos modos, existen tratamientos que parecen resultar eficaces para reducir los síntomas, un ejemplo, además del citado sobre el vino, podría ser mantener una dieta en la que se consuman alimentos sin gluten. Recordamos un estudio publicado en Correo Farmacéutico en el que se concluía que una dieta sin gluten alivia los síntomas de los pacientes. Por el momento, la Asociación de Celíacos de Madrid y el Servicio de Reumatología del Hospital Puerta de Hierro (Madrid), siguen trabajando en este estudio y hasta finales de año no darán a conocer nuevos resultados, sin embargo, se ha adelantado que los 150 pacientes que participan en el estudio han mejorado notablemente.

Como decíamos, este nuevo trabajo es un ejemplo más de los efectos positivos del vino en la salud y en la prevención de distintas enfermedades, como decía Hipócrates, ‘Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento’, y como vemos, el vino se encuentra en esta categoría.

¿Que es el " resveratrol "?

El vino tinto contiene flavonoides, entre los que destaca el "resveratrol" de importante acción antioxidante.


Efectos que produce el vino en el organismo

Los expertos aconsejan el consumo de vino tinto de buena calidad y pero en dosis moderadas.

Para una persona sana, no sometida a ningún tipo de medicación, recomiendan unos dos o tres vasos de vino diarios (10-30 g/día) ingeridos durante la comida y siempre eligiendo vinos con denominación de origen que ofrezcan calidad.

Efectivamente el vino puede resultar beneficioso para nuestro organismo siempre y cuando se tome en cantidades moderadas. Resulta paradójico que sus efectos sean completamente diferentes si se consume en elevadas cantidades.

Dosis moderadas

-Estimula el apetito y aumenta la secreción gástrica.
-Mejora el flujo sanguíneo y la vasodilatación impidiendo la oxidación del colesterol.
-Aumenta el colesterol "bueno" (HDL) en la sangre e impide el depósito de grasa en las paredes de las arterias, disminuyendo el riesgo de infarto cardíaco y cerebral.
- El consumo moderado de vino disminuye el riesgo de mortalidad por cardiopatías a la mitad.
-El alcohol por sí mismo dificulta la agregación de las plaquetas y macrófagos, impidiendo la coagulación y reduciendo el riesgo de embolias y trombosis.
-Previene la pérdida de masa ósea en mujeres postmenopáusicas.
-Posee una acción antioxidante previniendo la aparición de ciertos tipos de cánceres y ralentizando la aparición de Alzheimer.

El responsable de esta potente acción antioxidante parece ser el resveratrol, cuya capacidad antioxidante supera incluso a las de la vitamina E que es el antioxidante natural más eficaz que se conoce.

Diversos estudios científicos han confirmado lo que en principio era una hipótesis y queda demostrada la acción anticancerígena desarrollada por el resveratrol en un cultivo de células cancerígenas humanas y de ratas de laboratorio.

El resveratrol frena el proceso cancerígeno provocando el suicidio máximo de células cancerígenas (apoptosis) al inhibir a una proteína responsable de su proliferación.
Recomendaciones


El consumo de vino tinto aunque presenta unos efectos beneficiosos sobre la salud debe ser moderado y su cantidad debe reducirse en caso de tomar otras bebidas alcohólicas.


-Las mujeres embarazadas deben evitar el consumo de alcohol. Beber durante el embarazo, aunque la cantidad de alcohol sea mínima, puede ser perjudicial para el feto.

-Las personas mayores y las mujeres en período de lactancia pueden consumirlo en pequeña cantidad.

-Los niños no deben tomar vino ya que el hígado aún no posee la cantidad de enzimas necesarias para su correcto metabolismo.

-El vino sin alcohol es una alternativa saludable al vino ya que contiene los mismos flavonoides antioxidantes.

- El jugo de uva sin fermentar es mucho más saludable que el vino sin alcohol.

HARINA DE VINO: Potente antioxidante natural

Se trata de un suplemento dietario realizado en base a la materia sólida que resulta del proceso de vinificación artesanal. Aporta la gran riqueza en polifenoles antioxidantes que posee la uva. Estos flavonoides (resveratrol) retardan el envejecimiento, neutralizan los reactivos radicales libres, mejoran la circulación sanguínea, fortalecen los capilares, previenen afecciones cardíacas al evitar la formación de coágulos, reducen el daño de la fibromialgia, protegen del cáncer, mejoran afecciones de piel (soriasis, eccemas), detienen la degeneración macular y mejoran la vista.

La harina de vino tiene alta concentración de resveratrol, potente bioflavonoide fácilmente asimilable por el organismo y que se encuentra no solo en la uva, sino también en otros frutos, como las nueces, las moras o los arándanos. Por cierto que el vino tinto aporta resveratrol, pero para obtener por este medio una cantidad importante (una botella puede contener 5 miligramos), obligaría a una elevada ingesta alcohólica… que aunque embriagante, posee sus perjuicios. De allí que el consumo de la harina de vino sea una saludable alternativa antioxidante. La harina de vino se puede consumir regularmente y en pequeña dosis, disuelta en jugos o mezclada con otras comidas.

El resveratrol (complejo de proantocianidinas oligoméricas) actúa activando enzimas (sirtuinas) que retardan el envejecimiento y prolongan la vida celular. Además neutraliza los reactivos radicales libres. Estos compuestos no son más que átomos de oxígeno que han perdido un electrón y en el afán por estabilizarse, ponen en marcha una nefasta cascada oxidativa, que muchos consideran la principal causa de las enfermedades crónicas y degenerativas.

Los radicales libres son normales productos del metabolismo corporal. Sin embargo, en las últimas décadas se han convertido en principal causa de envejecimiento y daños degenerativos, por dos motivos: hemos incrementado su presencia (cigarrillo, cocción y refinación de los alimentos, contaminación, etc) y hemos disminuido el consumo de alimentos que aportan protectores antioxidantes naturales.

El resveratrol tiene la capacidad de donar varios electrones para estabilizar muchos radicales libres, sin volverse peligroso (no altera su valencia). Este efecto brinda gran cantidad de beneficios en distintas áreas del organismo, estimándose que el resveratrol tiene 20 veces mayor potencia antioxidante que la vitamina C y 50 veces más que la vitamina E.

Médicos europeos han comenzado a utilizar estos polifenoles (PCO) en distinto tipo de afecciones:

Circulación: Fortalece rápidamente las paredes de los vasos sanguíneos. Tiene marcado efecto antiinflamatorio, similar a la aspirina, pero sin generar irritación gastrointestinal. Previene la formación de coágulos que obstruyen los capilares.

Diabetes: Estabiliza el nivel de azúcar en sangre. Mejora la resistencia a la insulina.

Dermatología: Previene el envejecimiento de la piel. Mantiene sana la elastina y el colágeno, componentes de la piel que se ven afectados en soriasis y eccemas.

Articulaciones: Mantiene suaves los tejidos conjuntivos. Disminuye el dolor muscular (fibromialgia) y articular (artritis).

Visión: Detiene la progresión de la degeneración macular y las cataratas. Mejora el flujo en los diminutos vasos sanguíneos del ojo, evitando malfunción, distorsión y fatiga visual.

Fenómenos degenerativos: Reduce el progreso de la esclerosis múltiple. Mitiga el daño celular que genera el tumor y previene su desarrollo.

También incrementa la resistencia física general y disminuye las reacciones alérgicas. Es obvio que las acciones investigadas no son algo mágico, sino que se condicen con un estilo de vida saludable, que limite el efecto “ensuciante” de nuestros alimentos masivos y atienda las necesidades depurativas del organismo.

1 comentario: